Himno a la Calle, en Español

Ella es más que el asfalto donde yo camino
Ella es el camino que nos lleva a la libertad
Cuando los pueblos oprimidos la conquistan
Es la parte más hermosa de la ciudad
Es ella quien escucha nuestros gritos
La risa, el llanto, el lamento de dolor
Las bombas, disparos, los golpes brutales
De quien practica la guerra y habla en paz

[estribillo]

Ella es de los cantos, de los tamboriles
Es el pueblo unido quien la detiene
Es de las banderas, de las barricadas
Ella es de todos porque es de nadie
No es de los jefes, ni de los patronos
No es una posesión, no es un bien
Ni de los Estados, ni de las naciones
Ella es de todos porque es de nadie

Calle. Segundo hogar
Primero campo de fútbol
Te quieren sólo camino
para quien te depreda con humo negro
Te quieren asunto de urbanistas,
ingenieros,
criminalistas.

Yo te quiero asunto de poetas
De amantes
Y de los pueblos rebelados.

Te quiero
De los que te construyeron y que hoy no te la pueden desfrutar
Porque fueron descartados, porque fueran echados

Toda ocupación que resiste en el centro de la ciudad
tiene un poco de quilombo

Amenaza al latifundio urbano
Monocultivo gris movido a petróleo y sudor
El sudor de quien viene en los trenes llenos

Todo autobús que viene lleno de las periferias, que viene lleno de torniquetes
tiene un poco de buque negrero
Transporte deshumano de carne humana
para ser molida y deshuesada en el trabajo

Calle, usted es de todos
Que fuera del trabajo son sospechosos
De robar, de depredar, de discordar
O de no contribuir para el crecimiento del Producto Nacional Bruto

Quien viste una capucha y extermina en los barrios bajos es un poco capitán del mato

Calle,
Te quiero de las mujeres enseñadas desde temprano que sólo pueden jugar dentro de casa
porque la calle es peligrosa, porque la calle es violenta
porque la calle es de los chicos que no saben respetar
Calle yo te conozco, quien te hace una amenaza a las chicas y mujeres
Es la misma opresión que torna las casas inseguras
Más que las calle

La calle es de todos los amores
Es de aquellos que tuvieran que ocuparla
por el derecho de existir

Todo discurso moralista que se opone a la igualdad
Que se opone a la autonomía sobre el cuerpo
Es un poco tribunal de la Inquisición

La calle no comporta privilegios
No tiene dueño ni precio

Es como el viento, el sol, la lluvia
El calor, las nubes, los colores
mi alegría es mi dolores.

Por eso hoy yo vine para calle

El 13 de junio de 2013, noche fría
Ocupamos la calle para devolver el que es de ella de derecho
El lugar de la asamblea más legítima

En la televisión 5 mil vándalos sin causa interrumpían el tránsito

En las calles…
15, 20 o 30 mil luchaban por una vida sin torniquetes

Nos llamaban “locos” como llamaban los balaios que encaraban el poder de pecho abierto
en un país construido sobre cuerpos, asentado sobre la sangre
De los explotados
Nos llamaban “criminosos violentos” como llamaban violento al río que todo arrastra
Pero no los márgenes que lo oprimen

Criminosos también eran llamados los luditas
panteras negras, zapatistas, feministas
milicianos de España, guerrilleros de Latino América

insurrectos de Estambul, del Cairo y de Atenas
de Buenos Aires, de Paris, de Cochabamba
de Pekín, de Puerto Príncipe, de Gaza
de Londres, de Soweto, de Lisboa

Trabajadores anarquistas de Italia o de San Pablo
quilombolas de Jamaica o de Bahia
rebeldes y poetas de todas las periferias

Locos, criminosos, estudiantes
Nos quieren dentro de manicomios, de las cárceles, de las escuelas
Lejos de las calles

Quieren las rejas, los muros, las vallas, los torniquetes.
Una ciudad en que circulan coches, pero donde las personas
Son encerradas

Periodistas, doctores, políticos no pueden entender
Que democracia es mucho más que apretar un botón de vez en cuando

Que tenemos ganas de hacer nuestra historia mismo en las peores condiciones
Que no tenemos ilusiones, ni vivimos fantasías
Somos aquellos que se mueven
Y por eso sentimos el peso de las cadenas que nos encierran

Ellos pueden pero no quieren entender
Que ya sabemos que el estado y el capital son gemelos siameses
Viven peleando, pero comparten la misma sangre y el mismo corazón
Nacieron juntos y juntos van a morir por las manos de los explotados

Que ya sabemos que el estado de excepción en que vivimos
Es en realidad regla general
Que esa paz que ofrecen no es nada además del miedo

Que pasado este miedo no habrá quien defienda su palacio
Y no va a faltar quien abra las portas por el lado de dentro

Que en tiempo de desorden sangrenta y confusión organizada
nada nos parece natural
Nada nos parece imposible de cambiar

Que ahora las mentiras de la tele son motivos de chistes
Que el rey está desnudo y su foto está en las redes sociales

Que fue nos organizando que nos desorganizamos
Y que es desorganizando
que vamos nos organizar

Nada de lo que venga a ocurrir va a sacar de nosotros el sentimiento
de tener tomado el cielo de golpe
de tener presenciado cuando la vida surgió de una nube de gas lacrimógeno

Arrancamos la política de las mallas del mundo profano

Nuestras palabras dedicamos a
Ademir, André, Carlos Eduardo
Cleonice, Douglas, Eraldo
Fabrício, Igor, Jonatha
José Everton, Lucas, Luiz
Marcos, Renato, Roberto, Valdinete

Y a todas las víctimas anónimas de la violencia del Estado
en su defensa feroz del capital

En la calle ningún monumento es inocente
En ella los que tumbaron resurgen para luchar al nuestro lado

Los muertos no estarán seguros si el enemigo vencer
Combatiremos para que no mueran la muerte del olvido
Combatiremos para impedir el enemigo de vencer

Deixe uma resposta